Los líderes al servicio del grupo; la comunicación al servicio de los líderes

El liderazgo que moviliza es un liderazgo que cuida a las personas, que establece relaciones de confianza y de proximidad. Esa es la tesis de Sinek en su libro Leaders Eat Last. La comunicación es una herramienta que apoya la construcción de esas relaciones y desde nuestro rol de comunicación interna debemos colaborar e inspirar acciones que trabajen en esta línea.  No somos solo gestores de “mensajes”; somos animadores de relaciones y conversaciones.

Desde hace unas semanas vengo impartiendo un curso online sobre tendencias y buenas prácticas de Comunicación Interna en colaboración con Unidad Editorial y mis compañeros de Alcor. Dentro de este curso, imparto el módulo dedicado a la Comunicación directiva que, como no puede ser de otra forma, va más allá de hablar de ocasiones de diálogo, buenas prácticas de comunicación en los equipos…, y se acerca siempre a cuál es el estilo de dirección que necesitamos para lograr una organización equilibrada entre lo que necesitan y esperan nuestros clientes y la sociedad y los empleados (también integrantes de esa sociedad en la que operamos).

Una querida amiga, y alumna esta vez, Clara Fontán (profesional en Corporate Excellence) ha traído a los debates del curso un vídeo de Simon Sinek (provocador como siempre), que recoge la síntesis de su libro “Leaders eat last”.

¿Y por qué? Porque una de las líneas de trabajo de este módulo se inicia por la necesidad de que los directivos –especialmente las primeras líneas de la estructura- reflexionen sobre su capacidad de generar proximidad e interacción, para lograr que se confíe más en ellos y en sus decisiones.

¿Y por qué necesitamos confianza? No quiero volver a agitar el Edelman Trust Barometer, aunque sería motivo más que suficiente. El planteamiento de Sinek se alinea con la famosa, vieja y valiosa frase de Max de Pree: “La primera responsabilidad de un líder es definir la realidad. La última es dar las gracias. En el medio, el líder es un sirviente”.

El planteamiento de Sinek – con esa vehemencia que le caracteriza- me ha llamado la atención por dos cosas:

  1. Insiste en la idea de que el líder no nace, sino que se hace. Para “hacerse”, toma conciencia de su rol como “servidor” del grupo que, para Sinek, esencialmente consiste en “generar un círculo de seguridad y cuidado dentro de la organización, desde su círculo más próximo hacia el exterior” –safe circle– antes de ocuparse de las “amenazas externas”. Considera que si no somos capaces de cuidarnos unos a otros dentro, de sentir que estamos en un lugar protegido en el que todos tenemos la responsabilidad de cuidarnos, nunca podremos hacer frente a los “peligros” de fuera.
  2. Hace una extrapolación bastante llamativa y arriesgada entre el proceso evolutivo de la especie humana y la importancia de las hormonas (las que propician nuestra conducta más individualista y de afán de logro –dopamina y endorfina- y las que propician nuestro altruismo –serotonina y oxitocina- y también nuestra respuesta al estrés –corticol-) y la conducta de líderes y seguidores en las empresas. ¿Curioso, no?

La cuestión que me interesa de todo este pequeño aprendizaje es la siguiente:¿qué podemos hacer desde comunicación interna?

  • Probablemente, hay un paso previo y fundamental: que realmente un directivo tome conciencia de que este es el enfoque que debe adoptar para hacer sostenible su negocio. Quizás desde Comunicación Interna nuestra primera responsabilidad es hacer ver a los directivos la “posible” desconexión entre profesionales y dirección y entre ellos mismos. Hay muchas organizaciones con situaciones internas y visiones muy diferentes, divididas y hasta enfrentadas sobre cómo trabajar y dirigir el negocio. Hagámosles conscientes de esas realidades; ayudémosles a comprender las causas y a valorar las consecuencias.
  • Facilitemos la conversación; abramos espacios de contacto personal; mostremos a nuestros líderes al “natural”; utilicemos a todos los directivos, no solo a la cabeza visible; incorporemos prácticas de reconocimiento social. En suma, facilitemos un mayor conocimiento que nos permita aprender a confiar.
  • Y no nos olvidemos de “mirar afuera”. El círculo de seguridad de Sinek llega también hasta el cliente. ¿Qué ocurre fuera?; ¿Cómo nos ven?. La interacción con el exterior la hacen los profesionales que hablan con el cliente. La Comunicación interna tiene también una responsabilidad abriendo las ventanas del “círculo” y que desde dentro no perdamos de vista lo que nos refuerza y lo que nos debe impulsar a mejorar.

Si quieres seguir conversando… @conchagomez

Continúa la conversación...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s