Cuando hablar de engagement y hablar de comunicación interna se confunden

El engagement, foco y canal de la comunicación interna

En un reciente webseminar en el que participé sobre herramientas de engagement todos los asistentes aportamos nuestro punto de vista sobre hacia dónde iba el desarrollo de las herramienta que se utilizan para medir el engagement.

Cuando uno vota siempre espera que los resultados mayoritarios respondan al sentido de su voto. En este caso así fue.Imagen1

El aspecto más significativo se refería a la necesidad de generar un diálogo continuo con las personas, una permanente conversación para incrementar el impacto de las mediciones de engagement. El segundo también tiene su enjundia pero lo dejo para un siguiente post.

En mi opinión, hay dos cuestiones fundamentales (y muchas otras de diversa consideración) para que esto esté ocurriendo.

Por un lado, cuando preguntamos una vez al año ponemos toda nuestra energía de mejora de la situación en ese momento. Y eso es positivo por el mensaje que transmitimos, por la importancia que tienen (y damos a) estas encuestas para la organización al completo, por el nivel de análisis y despliegue al que sometemos a las respuestas y por la exigencia de mejora que supone para la estructura directiva. Pero la vida continúa al día siguiente de presentar resultados e incluso tener un plan de acción. ¿cómo sabemos que lo que hemos decidido hacer está impactando positivamente?; ¿cómo nos aseguramos que estamos dando en el blanco?, ¿en base a qué información podemos revisar las acciones emprendidas?.

Nos falta, la mayoría de las veces un pulso continuado, un seguimiento, para saber cómo respira la organización y en qué medida las personas se activan o no ante nuestros esfuerzos de mejora.

Por otra parte, la organización es siempre una conversación permanente sobre cómo estamos, cómo van los resultados, habrá o no cambios, lo que me preocupa, lo que tú haces y no me cuentas,… y también sobre lo a gusto que estamos. Una conversación continua, en el pasillo, en la sala de reuniones antes de que lleguen los jefes, entre los jefes antes de entrar en la sala,….Todo afecta a nuestro nivel de energía, ganas, interés,…por lo que hacemos y con quién lo hacemos.

Engagement y comunicación se confunden. Desde el punto de vista de gestión, la comunicación es una palanca y el engagement un resultado. Desde el punto de vista del diálogo en el día a día, ambas cosas fluyen y están imbricadas.

¿Por qué no estar en esa conversación valorando cuánta energía tenemos y qué nos la da?. No solo se dice ya en los webseminar sobre Engagement, nos lo dice la responsabilidad por mejorar y nuestro sentido común.

concha.gomez@alcor.es

 

Continúa la conversación...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s