Empleados que innovan, si quieren

El pasado miércoles (21.05.14) compartimos la 64ª sesión del Foro de Comunicación Interna, gracias a la hospitalidad de Banco Santander España.

El tema que nos reunía en esta ocasión era cómo animar a los profesionales a participar en los procesos de innovación; en otras palabras, “innovación a través de empleados”; en letra pequeña nos preguntábamos también qué papel corresponde a la comunicación interna en ello.

Compartimos las experiencias de Banco Santander, Indra y Ferrovial, así como el punto de vista de Alcor Consultores, expuesto por mi compañera Paula Álvarez. Como es lógico, cada experiencia es distinta, según los objetivos específicos pretendidos por cada organización y las diferentes culturas que las caracterizan. Pero, de la escucha compartida de todas ellas –más la experiencia que yo mismo voy acumulando sobre este tema en los proyectos en los que voy trabajando- voy decantando algunas ideas que ofrezco a continuación:

  • Finalidad: La convicción cada vez más generalizada de que el conocimiento de que disponen todos –no solo los expertos- sus profesionales (por el desempeño de su puesto, por su relación con los clientes, por sus propios intereses personales a veces ajenos al trabajo…, por lo que sea) supone un valor para la sostenibilidad del negocio al que las empresas no solo no pueden renunciar sino que aspiran a estimular.
  • Foco: Las tácticas de estímulo genérico de la innovación (como un llamamiento abierto tipo “propón la idea que desees”) se están abandonando, tanto por su débil credibilidad –“a qué viene ahora que te intereses por mis ideas”- como por su difícil gestión –“cómo convertirlas en algo operativo-“. La mayoría de las experiencias de éxito estimulan la innovación focalizándola sobre temas concretos, que se suceden. Esto permite una mayor credibilidad –permite explicar por qué de forma clara-, una mejor gestión –podemos prepararnos para canalizar el capital intelectual que vamos a recibir-, y una más fácil implementación. Además, temas sucesivos nos permiten desde Comunicación Interna actuar en “modelo campaña”, con inicios y finales, lanzamientos y balances; todos ellos son buenas ocasiones para comunicar y reconocer ejemplos y resultados concretos sobre innovación.
  • Impulso: El compromiso visible de la Dirección es imprescindible. Ahora bien, el mundo no acaba en el clásico proceso de animación descendente, sobre todo cuando es evidente que la credibilidad de todos los que ostentan posiciones de poder –también dentro de las empresas- está deteriorada. Hay organizaciones que apuestan por el estímulo y la comunicación  de la innovación a través de procesos virales. Y funcionan muy bien, siempre que estén ajustados a la cultura real de la organización.
  • Ámbito: La innovación, al igual que el conocimiento, es un fenómeno social, no individual. Nadie desprecia las buenas ideas individuales, pero todos somos conscientes de que el intercambio enriquece no solo a los que intercambian, sino también al tema sobre el que lo hacen. Por tanto, el estímulo de procesos sociales de intercambio están en el centro del interés de todos y conocer qué procesos ya existen de forma espontánea es una excelente base para ello, ahora que tenemos herramientas tecnológicas que nos lo permiten. De hecho, personalmente, el acuerdo que desde Alcor tenemos con el Instituto de Ingeniería del Conocimiento (www.iic.uam.es) para el análisis de redes reales de diálogo y colaboración se está convirtiendo para mí en una de las experiencias profesionales más estimulantes de estos últimos meses.
  • Plataforma: El discurso dominante tiende a identificar la innovación con plataformas tecnológicas apoyadas en redes sociales corporativas. Ahora bien, somos muchos los que defendemos que la tecnología podrá ser la base de algunos procesos de innovación, pero que otros precisan también de comunidades y redes soportadas en el contacto interpersonal. La red social interna se está convirtiendo en un importante espacio para la innovación; la sala de reuniones lo sigue siendo… Y ambas no solo conviven bien, sino que se refuerzan y multiplican los resultados.
  • Reconocimiento: Hay empresas que optan por ofrecer recompensas visibles, con el riesgo que comentamos en la citada sesión del Foro de que lo más notorio del proceso sea el concurso / premio ofrecido en vez del propio crecimiento –job enrichment– asociado a la innovación misma. En mi opinión, este es un debate que no acepta respuestas universales; solo en cada organización, según su cultura y los objetivos pretendidos en cada caso, puede encontrarse la respuesta adecuada.
  • Frontera: También en este tema, la frontera interna/externa se nos está quedando obsoleta y el tiempo de mirar hacia otro lado debe quedar atrás. ¿Tienen nuestros proveedores talento con el que enriquecer nuestra innovación? ¿Y nuestros clientes? ¿Y los contactos de nuestros empleados? ¿Alguien cree que cuando uno de nuestros jóvenes empleados busca respuesta a una pregunta, se limita a preguntar a sus compañeros “de nómina”?. Ellos viven en las redes sociales y muchas de las preguntas de trabajo –y no solo preguntas- fluyen hacia su red personal; la imaginable mayor diversidad de sus respuestas supone una riqueza que algunos creen que no podemos despreciar. Por tanto, cada vez son más las empresas que animan a sus empleados a actuar viralmente hacia fuera también en el ámbito de la innovación. Los empleados no solo son –si quieren- embajadores de nuestra marca; también pueden ser –si quieren- nodos para la relación con conocimiento externo de alto potencial innovador.
  • ¿Y la comunicación interna? En el titular ya decíamos que los empleados innovan si quieren. En el último párrafo anterior vuelvo a repetir la misma idea: si quieren. Estimular ese “querer” por medio de la animación y el reconocimiento es la aportación central que debe esperarse de la comunicación interna, herramienta cada vez más volcada en el estímulo de comportamientos, trascendiendo los viejos límites autoimpuestos de centrarnos en la mera difusión de información corporativa.   

Si quieres, lo hablamos en esta plataforma o en @pablo_gonzalo; pablo.gonzalo@alcor.es 

Continúa la conversación...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s