Ceo 2.0 y la #comunicacioninterna

Donde más valor puede obtener un CEO de su perfil 2.0 es hacia el interior de su organización, con sus profesionales. Su actividad 2.0, visible ante todos sus empleados, puede ser una excelente plataforma para hacer más visible su ejemplo”.

Estas palabras –más o menos, no las copié textualmente- de Juan Luis Polo, CEO de Territorio Creativo (@juanluispolo) fueron las que abrieron el diálogo de una mesa redonda titulada “Cómo ser un CEO 2.0 y no morir en el intento”, organizada por el Club Marketing y Comunicación ESADE Alumni y que se celebró anoche (04.12.13). Tuve la suerte de asistir invitado por nuestro amigo y moderador de la mesa, Chema Palomares, director de Comunicación, Asuntos Públicos y RC de ING Bank Spain & Portugal (@chemapalomares).

Considero a Juan Luis Polo como uno de los mayores expertos en redes sociales, al que he llegado también gracias a Chema. Por ello, mi sorpresa y mi alegría. Parece que poco a poco vamos siendo más conscientes de que son los empleados –y no los CEO´s- los que interaccionan a todas horas con los clientes y que, por tanto, son ellos con sus comportamientos los que sostienen el negocio. No dudo del valor de las decisiones estratégicas –las del CEO-, solo defiendo que si no se aplican en el día a día –lo que corresponde a los empleados- dichas decisiones se quedan en el power-point. De ahí el valor  de la comunicación interna como herramienta de amplificación del ejemplo directivo y de ahí el valor del comportamiento comunicativo de los CEO´s, también a través de los soportes 2.0.

Soportes que además permiten a los CEO´s escuchar –también a sus empleados- si son capaces de convertirse en generadores de conversaciones relevantes.

No oculto que la sorpresa y la alegría de anoche fue seguida de una cierta preocupación: la de la necesaria coherencia. Los empleados no solo perciben a su CEO a través de las acciones de comunicación, sean 2.0 o no. También le perciben por medio de sus decisiones y sus actos, tanto formales como informales y cotidianos. No solo ven el “perfil” (sea en twitter o en la red que sea), también le ven “de frente” y todos los días. Si un CEO pretende mostrarse en su actuación 2.0, por ejemplo, como muy dialogante y participativo, es imprescindible que también su comportamiento personal cotidiano ante sus colaboradores y ante el resto de la colaboración sea reconocible bajo esos valores. Si no es así, si no hay coherencia, no habrá credibilidad y, al menos internamente ante los profesionales, la actividad 2.0 de su CEO será un nuevo ejercicio de impostura.

Continúa la conversación...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s