La gente interesante es – afortunadamente – escéptica

No me ha podido gustar más esta frase…  Casi todo el mundo habla ahora del “nuevo escenario de incertidumbre” – aunque a mi me parece que de nuevo nada – sobre todo cuando hablamos de empresa y de personas.

Desde comunicación interna volvemos a hablar de incertidumbre como contexto natural de nuestra función, y también de inseguridad, fragilidad del compromiso, progresivo distanciamiento de la Dirección.

Desde CI, lo más relevante no sólo es el contexto, sino también que todos estos ingredientes provocan que los colaboradores de las empresas de ahora, hayan ido acumulando experiencias vitales propias o de otros como para convertirse, entre otras muchas cosas, en profesionales esencialmente escépticos que nos obligan a gestionar las empresas con flexibilidad y sobre todo, con altas dosis de realismo.

Desde comunicación interna también hemos contribuido a esta situación. Hemos quemado muchas naves haciendo discursos – creibles y muchas veces, increibles. Y aún así, hay muchos  buenos profesionales que deciden quedarse en nuestras organizaciones.  Eso si poniendo el listón más alto que antes, ya que suelen ser profesionales escépticos, que ejercen su derecho a “elegir a su empleador” y, optan por quedarse, obligándonos a mejorar, reforzar y desarrollar capacidades de CI más allá de elaborar mensajes y distribuirlos internamente. Afortunadamente, porque nos obligan a avanzar y desarrollar una comunicación interna no sólo diga, sino que influya en sus comportamientos, pero sobre todo, que sea capaz de gestionar la incertidumbre, partiendo de la base de su escepticismo. Y esto es un reto altamente estimulante para los profesionales de CI.

Para mi, sencillamente, esta es la realidad para todos los profesionales que nos dedicamos a la comunicación interna y, queremos evolucionar hacia una disciplina que tenga mayor impacto en el comportamiento de los colaboradores. Es cierto que no hay recetas mágicas, pero desde luego, si tuviéramos que hablar de alguna, la primera sería “enfrentarse a esta disciplina con muchas dosis de realismo y de sentido común”.

Escuchar a alguien como Samuel Palmisano, Presidente de IBM Corporation, parafraseado por Miguel Ángel Rodríguez Oller, responsable de la comunicación interna en la filial española, hablar de realismo, escepticismo y de profesionales  capaces de gestionar las empresas de manera diferente para ganarse la credibilidad interna, es realmente  estimulante.

El miércoles pasado, durante la última sesión del curso de Nuevas Estrategias, Canales y Mejores Prácticas en Comunicación Interna desarrollado por Unidad Editorial, tuvimos el lujo de escuchar a 3 de los profesionales que para mi, son la referencia en temas de CI en España: Miguel Ángel Rodríguez de IBM, Juan de San Román de Michelin y Santiago Olmedo, de Grupo Mahou San Miguel.

Digo lujo porque no todos los dias uno tiene la oportunidad de poder escuchar a ponentes con tanta experiencia profesional, hablar con tanta pasión sobre  comunicación interna. Son refrescantes, y ponen encima de la mesa retos y enfoques que, cuanto menos, remueven por dentro y te animan a seguir desarrollando nuevas aproximaciones profesionales a la CI.

C uando uno siente/piensa que la esencia de esta disciplina se basa en gestionar adecuadamente la credibilidad de la empresa frente a los empleados hasta el punto de poder influir en sus comportamientos, encontrarte con profesionales que opinan de la misma manera, refuerza tus ideas de que esto vale la pena.  Sus ejemplos son reales, de empresas reales y de profesionales  capaces de poner en marcha programas, acciones, estrategias de CI o como queramos llamarlo, con impacto directo en las organizaciones, y en el comportamiento de sus profesionales.

Como decía Miguel Angel, a la hora de ganarse la credibilidad a nivel interno, “no es lo que dices, es lo que haces”- así de sencillo… y de complicado es esto de la CI. Sobre todo cuando hablamos de ejemplariedad a nivel directivo y de mandos, como piedra angular de la comunicación interna que buscar influir en el comportamiento de los empleados.  Y si no que se lo pregunten a cualquiera de los responsables de CI que hemos puesto en marcha un Plan de Comunicación Jerárquica corporativos …

Santiago Olmedo ponía el acento en cómo desarrollar una estrategia de CI que a la de cumplir con su finalidad última – ayudar a la Dirección General en la consecución de sus objetivos de negocio – lo haga desde “el suelo”, teniendo en cuenta la realidad de su empresa y, desarrollando la credibilidad de la Dirección. En esta línea, también habla – no de decir – sino de implantar  comportamientos  en nuestras empresas y, claro está, también habla de credibilidad. Su enfoque, eminentemente practico:  si queremos saber cuál es nuestro impacto en el negocio, desde CI es esencial medir lo que hacemos, teniendo en cuenta que si buscamos influir en comportamientos, mediremos comportamientos… En la misma línea que Miguel Angel, habla de medir lo que hacemos, no sólo de lo que decimos.

Una tarde para aprender, para reflexionar, para mejorar y sobre todo, para retomar nuevos retos en CI.

Gracias a los tres por vuestro ejemplo, buen hacer y, sobre todo por vuestra pasión.

Paula Alvarez López

paula.alvarez@alcor.es

Un comentario sobre “La gente interesante es – afortunadamente – escéptica

Continúa la conversación...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s