La comunicación interna y las malas noticias

Quizá hayas leído en algún periódico que hay crisis. Pues ya sabes, con la crisis, las empresas no logran los resultados esperados y toman decisiones de recorte de gastos, con repercusiones negativas sobre las personas. Quizá te suene.

 (Sé perfectamente que la cosa es muy seria, pero porque dejemos de sonreír no vamos a arreglarlo ni antes ni mejor)

 La crisis cae como una losa sobre el responsable de Comunicación Interna, siempre, claro, que no ha sido previamente “recortado”. ¿Cómo “comunico” las malas noticias? ¿Se desmotivarán las personas si les informamos de lo que ocurre? ¿Ponemos el foco en lo positivo para que lo negativo pase en lo posible desapercibido?

De nuevo, el error de siempre: creer que los empleados necesitan de la comunicación interna para estar informados de lo que pasa en la empresa. ¡Qué no! Los empleados disponen de fuentes de información mucho mejores para ello. La más importante, sin duda, la constituyen las vivencias acumuladas durante las ocho –por decir una cifra legalmente aceptada- horas de trabajo diarias. En 40 horas a la semana, ¿cuántas vivencias sobre cómo va la empresa acumula un empleado medio? Si está en la cadena de montaje, verá que ya no se hacen horas extraordinarias y que el ritmo de producción ha bajado. Si está en facturación, verá que la emisión de facturas ha descendido. Si está en el almacén verá que la salida de productos o la entrada de materia prima se ralentiza. Todo ello, sin tomar en consideración ese fenómeno del que abominan los que no entienden: los rumores. Tengo un amigo en Ventas que me ha dicho que las ventas han bajado mucho este mes. ¡Que le corten la lengua a ese comercial, por desmotivar!

Las personas no necesitan de la Comunicación Interna para saber cómo van las cosas, sino para saber qué repercusiones tiene todo ello y, sobre todo, qué vamos a hacer para que mejoren. ¿Qué desmotiva más? ¿Qué tu empresa te informe sobre cómo va y te explique causas y razones o que tú veas que las cosas van mal y no sepas ni cuánto, ni cómo, ni qué va a pasar? La información –aunque sea con malas noticias- no desmotiva, lo que desmotiva es el abandono y el silencio al que muchas direcciones de empresa someten a sus empleados, como si ellos ni vieran, ni sintieran, ni les importara.

Amiga, amigo responsable de comunicación interna: El debate de estos malos tiempo no es si informar o no, sino cómo amplificamos el liderazgo. El foco no está en decir o no decir informaciones malas o buenas, sino en conseguir que las personas sientan que su empresa sabe lo que quiere y, pese a las dificultades, sabe dónde va, contando con ellos.

 Pablo Gonzalo    pablo.gonzalo@alcor.es

Continúa la conversación...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s